Entradas etiquetadas como ‘Naturaleza’

Mirando a lo lejos…

No siempre que se mira a lo lejos se mira hacia el futuro, la mayoría de las veces se mira hacia la nada y en ocasiones se mira hacia el pasado.

Con el pasar de los años he aprendido a darle cierto significado a las tardes de invierno.  En un país tropical como Puerto Rico, los cambios de temporada en temporada son casi inexistentes.  Pero creo que uno aprende a valorar lo que por mucho tiempo disfruta, y las tardes de navidad para mi tienen un valor especial.  Creo que heredado, pues mi madre es fanática de ellas y mi Mother las disfrutaba a plenitud.

El sentarse en un banquito o en el balón a mirar a lo lejos en las tardes de invierno fue algo que por muchos años vi hacer.  El escuchar a mi madre decir: “está linda la tarde, parece una tarde de navidad”, es algo que no dejo de escuchar.

Las tardes de mirar a lo lejos, las tardes de navidad son tardes claras, con el cielo muy azul, la mayoría de las veces con una brisa fría, agradable.  con un sol que no quema.  Tardes calladas, como si el tiempo se detuviera.  tardes que invitan a sentir el frio del terreno, a estar descalzos.  Tardes que se convierten en noches para una taza de chocolate o café.  Tardes maravillosas, en donde el mirar a lo lejos se hace compulsorio.

Estas tardes, en mi nueva etapa de vida, me llenan de paz, de alegría con la vida.  También me llenan de nostalgia, pero una nostalgia agradecida.  Mirando a lo lejos veo a Mother sentada en el balcón de su casa, posiblemente con un canasto lleno de gandules para limpiar, con la brisa rozando su cara y en su voz el suave tarareo de una canción.  Mirando a lo lejos veo a Mami sentada, con sus ojos inquietos buscando que hacer, cantando.  Mirando a los lejos veo a Papi dormitando en un sillón, agradecido por la brisa que le refresca el sueño.

Mirando a lo lejos me veo a mi, en el pasado y en el futuro.  Disfrutando de las tardes de navidad, observando lo que se me ha dado y tratando de aprender de lo que se me niega.  Mirando a lo lejos busco las respuestas a preguntas y sucesos que no entiendo.  Mirando a lo lejos agradezco al cielo que los remedios aprendidos me han ayudado a vivir, agradecer y trabajar para conseguir la plenitud.

Mirando a lo lejos veo lo pasado, lo dichoso que fue.  Lo mucho que he disfrutado y valorado las tardes de invierno, pero también mirando a lo lejos veo que el futuro se construye tal y como me enseñaron con sacrificio, con sudor, a veces hasta con lágrimas y que esas tardes de navidad me llenan de una energía particular que sólo tres entendemos.

Las fases de la luna

La luna es el único satélite natural de la tierra.  Durante siglos, distintas civilizaciones han marcado sus procesos a través de las etapas de la luna.  También muchos han usado la luna como medio para tomar decisiones importantes.  Ejemplo de ello es que para muchas civilizaciones antiguas y actuales las etapas de la luna les dictan el momento adecuado para la concepción, incluso para la selección del sexo del bebé.  Esto debido a que la luna tiene un ciclo similar al ciclo menstrual de las mujeres.

Nuestros antepasados usaban la luna para dirigir sus podas, siembras y los momentos adecuados para el recogido de víveres.  El ciclo lunar tarda 28 días, cada etapa tiene una duración de 7 días y se divide de la siguiente forma:

nuevaLuna nueva: esta etapa se distingue por la ausencia de luna.  Comienza con una total oscuridad en el cielo marcando el comienzo de un nuevo ciclo o mes lunar.

creciLuna creciente: se ve una luna en forma de guineo, que con el paso de los días comienza a alcanzar su plenitud.

llenaLuna llena: quizás es la más hermosa de las lunas.  Es una luna redonda, brillante, completa.  Los primeros días de la luna llena marcan la mitad del ciclo.

menLuna menguante: vemos una luna que va decreciendo, achicándose, poco a poco se va desinflando hasta tomar forma de guineo nuevamente.  La menguante marca el final del ciclo lunar.

Muchas personas, y en ese grupo incluyo a Mother, subdividían las etapas de creciente y menguante, como Cuarto Creciente y Cuarto Menguante, eso lo hacían con el propósito de llevar un conteo de cuanto tiempo quedaba en cada etapa.

En cada una de las etapas lunares el resto de la naturaleza se ve afectada.  Por ejemplo: la marea, las plantas, los animales, en general muchas cosas se encuentran bajo la influencia de la luna, lo cual nos indica que es una fuente de vida, de energía.  Muchas historias se han escrito debajo de los misterios que encierra la luna, queda de cada persona redescubrirlos, apoderarse de ellos o ignorarlos.

La luna: ¿contradicciones?

Phases of Moon¿Quién puede entender las múltiples contradicciones sobre el momento adecuado para sembrar y para recoger el cosecho?

La verdad es que muchas veces escuche historias sobre el momento ideal para sembrar alguna planta, podar algún árbol y hasta para cortarse el pelo.  Toda esa sabiduría se basaba en el “poder” de la luna.  Para muchos, como yo al principio, eso es pura creencia sin fundamento. Pero con el tiempote di cuenta que no era así, entendí que la naturaleza se complementa con sus diferentes fuentes de energía, y que cada una tiene su propósito.

Igual que los marineros se dejan llevar por la marea (alta o baja), los animales saben cuando es momento de anidar, o cuando llega una lluvia torrencial, nuestros abuelos también conocían su entorno y sabían cuando era correcto sembrar y cuando recoger.  Mother siempre nos decía que si queríamos tener un cabello fuerte y largo, una buena melena, era necesario cortarse el pelo en luna creciente, pues eso ayudaba a que creciera rápido, saludable y grueso.

De la misma manera, siempre hablaba de que sembrar con una luna incorrecta lo que lograba era que se perdiera el tiempo, se dañara el terreno y se acercaran muchos insectos.  También decía que muchas cosechas se hacían pequeñas o que las plantas y árboles se echaban a perder si se hacían cortes o siembras sin ver primero la etapa de la luna.

Con el tiempo he escuchado que muchas personas se dejan llevar por esas etapas de la luna hasta para concebir hijos, pues es más favorable para el embarazo y el momento del parto.

Pero como les dije antes muchas veces escuché de las etapas de la luna, las siembras y las cosechas y también como muchas veces unos se contradecían con otros sobre cual es el momento adecuado.  En adelante escribiré sobre los pocos acuerdos o coincidencias con relación a este tema.  De todos modos, no debemos ignorar los avisos que la naturaleza nos da.

La Madre Tierra

El 22 de abril se celebra el día del Planeta Tierra.  Es una iniciativa que  va dirigidas a crear conciencia sobre las acciones que se deben tomar para cuidar y mantener nuestro planeta. 

Ahora, se ha comenzado a escuchar la frase: Actúa Verde!  Es como un mantra que debemos repetir para que nuestras acciones no vayan en contra de lo que la naturaleza nos obsequia día a día.  Nos hemos convertidos en seres insensibles y manejados como máquinas en una selva de cemento.  Nos hemos alejado de tantas creencias y valores fundamentales que ahora se nos trata de convencer de que tenemos la obligación y responsabilidad de conservar nuestro medio ambiente, como si eso no estuviera dentro de lo que siempre hemos debido hacer.

Con el tiempo deberíamos apreciar que este planeta, no es otra cosa que nuestro hogar, el único lugar donde podemos seguir viviendo, donde futuras generaciones (hijos, nietos, etc.) vivirán.  Si se acaba, si se daña, si poco a poco exterminamos no sólo a las plantas y animales que nos rodean, sino a nosotros mismos, ¿A dónde iremos?  ¿Cuál será nuestro hogar?

Nuestros abuelos, muchos de nuestros padres, han conocido las bondades de la naturaleza.  Han mantenido un respeto por lo que les rodea y eso que les rodea les ha regalado miles de obsequios.  Los alimentos de la tierra, los remedios naturales, los paisajes inigualables y la tranquilidad y paz de una brisa fresca son parte de esos regalos que hoy no disfrutamos o que simplemente no conocemos.

La Tierra es una.  Pero cada día se nos ofrece la oportunidad de que con pequeñas acciones podamos reciprocar su abundante generosidad.  Trabajar la tierra nos llena de energías, nos permite estar en una comunión y a la vez nos llena de paz. 

Recuerda:

  • Respeta
  • Cuida
  • Ama
  • Agradece

a la Madre Tierra.

Los regalos de la vida

sunbeam-750216En la vida andamos muchas veces como locos, con la mente llena de cosas por hacer y cosas que se quedaron, con fechas y horas futuras, pasadas y presentes.  Nos llenamos de miles de compromisos y obligaciones que a veces se hacen imposibles de completar.

Ahora le llamamos stress, Mother le decía ajoro.  Cuando miro hacia atrás y recuerdo los días en casa de Mother no logro recordar que ella dijera que tenía stress.  Ella se dejaba llevar por como cambiaba el día, no estaba pendiente al reloj.  El día transcurría de una forma natural, sin el anhelo de que llegara la próxima hora o el próximo día.  Quizás, eso le evitó el stress.  Las horas se medían según transcurria el día. 

Eso si era muy madrugadora.  El olor a café recien coladito sacaba de la cama a los más dormilones.  Un desayuno ligero y luego a fajinear.  Se movía de arriba para abajo todo el día.  En las tardes, al finalizar las tareas, se sentaba en el balcón a mirar, a poner la vista en el horizonte, a esperar.  ¿Qué esperaba? la visita de la tarde, el saludo del vecino que igual que ella se asomaba al balcón o simplemente la llegada de una brisa refrescante que aliviara el cansancio acumulado. 

Sin embargo, en ese momento Mother, calladamente, apreciaba los regalos de la vida.  Miraba las flores que premiaban su esfuerzo y sus cuidados.  Ponía el rostro al aire, cansado pero a la vez relajado para que la brisa le refrescara.  Olía la lluvia que se acercaba o el respiro de la tierra después de un día de sol.  Contemplaba las cosas sencillas, los regalos de la vida.

Creo que lo que le impedía agobiarse, su mejor antídoto contra el stress era ese momento del día en el que observaba y valoraba los regalos de la vida. Cosas que pasan desapercibidas por nuestra ajetreada vida, por la congestión de tránsito, por las obligaciones personales y profesionales o por que simplemente estamos demasiado distraídos como para ver las pequeñas cosas que diariamente se nos ofrecen, por eso andamos por la vida con una pancarta que dice STRESS.  Mother, vivió tranquila, pues sabía que al otro día después de sudar la gota gorda, después del duro trabajo la vida, su vida, tan bondadosa y complaciente le hacia llegar sus regalos.

A %d blogueros les gusta esto: