Archivo para octubre, 2014

Nunca me fui…pero Regresé

surviveSaludos Amigos!

Expreso mis disculpas por el tiempo que llevo lejos de este espacio.  Los vaivenes de la vida nos llevan a atender diferentes frentes de batallas, pero siempre hemos de dar nuestro mejor y más grande esfuerzo para que las mismas sean superadas con éxito.

Gracias a todos los que se han mantenido leyendo y compartiendo en este espacio.  Gracias por los mensajes que me han enviado y por darle vigencia e importancia a los esfuerzos que compartimos y a la sabiduría de nuestros viejos.

Durante los pasados meses, he visto que la vida ha puesto frente a mi momentos en los que he requerido de más de un esfuerzo y de mucho más que fuerza para superarlos o adaptarme.  En esos episodios he validado la presencia de las personas a mi alrededor.  Algunos se han hecho más importantes de lo que eran y otros han perdido vigencia e importancia en el proceso de la vida.  Este tiempo ha sido de gran aprendizaje, de una limpieza de alma que me ha permitido dejar espacios libres, soltar cargas innecesarias, pero sobretodo he comenzado a fluir.

Comencé a aceptar que:

  • las cosas pasan con un propósito, lo entendamos o no.
  • que las personas que tenemos a nuestro alrededor no siempre son lo que creemos.
  • que las expectativas sólo nos llevan a desilusiones.
  • que nadie ha de ocupar el puesto que dejes en tu propia vida.
  • que los vacíos no son abismos, sino espacios para lo nuevo.
  • que el tiempo tiene muchos beneficios y peligros: sanas, olvidas, aprendes, desesperas, perdonas o enraízas.
  • que vives para ser tu, para hacerte feliz.
  • que naciste completo, no tienes que buscar a tu otra mitad o tu media naranja.  Mírate! estás enterito.

Finalmente, crecí. Me costó lágrimas y carcajadas, desvelos y sueños profundo, soledades y compañías, silencios y bullicios.  Me costó parte de mi fe y de mi incredulidad, parte de mi paz y mucho de mi guerra. Pero crecí, me encontré, superé lo que pensaba era imposible y aquí estoy.  Nunca me fui…pero regresé y estoy consciente de que muchas batallas me están esperando.  Pero, ¿saben qué? Lo que me sostiene es mucho más fuerte, es poderoso e invencible.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: