La infusión es una bebida que se obtiene de las hojas, partes de las flores o de frutos, cuando se les añade o se los introduce en agua a una temperatura superior a la ambiente, pero sin que hierva.

La técnica de la infusión es muy efectiva porque, al no someter a las plantas a ebullición junto con el agua (el agua caliente se añade después), se evita que se pierdan o evaporen algunos activos. Para preparar una infusión se pueden usar una o varias plantas, según las propiedades de que nos queramos beneficiar.

Lo recomendable, por lo general, es tomar una infusión de dos a tres veces por día, después de las principales comidas. Algunas plantas ejercen una acción terapéutica inmediata. En cambio, con otras se debe ser un poco paciente, ya que pueden necesitar más tiempo para desarrollar sus efectos.

Pasos:

  1. Coloca la parte de la planta o semilla que vas a utilizar en un recipiente (preferiblemente de vidrio o aluminio)
  2. Vierte el agua caliente en el recipiente
  3. Tapa la infusión
  4. Deja reposar entre 5 y 10 minutos (Si las plantas son duras déjelo reposar el máximo de tiempo) 
  5. Cuele el líquido. (Es preferible un colador de algodón)0001405
Parte de la información fue obtenida de: http://www.terra.org/articulos/art00476.html
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: